Por medio de los Delegados de la Palabra de Dios, el Evangelio llega a los pobres, las comunidades despiertan, surgen y se capacitan líderes, el machismo pierde terreno y gana terreno la participación… Por ello, las principales tareas de un delegado de la Palabra es: presidir la Celebración, proclamar la palabra de Dios y hacer vivencia del mensaje, el domingo y en momentos especiales, como funerales, cumpleaños, etc…Tienen como tarea específica, hacer de la palabra de Dios y de la enseñanza social de la iglesia el fermento que lleve a la comunidad a un desarrollo integral: denunciar con la palabra y con el testimonio todo lo que es contrario al evangelio: apoyar a los catequistas y a otros animadores de movimientos apostólicos de la comunidad (Directorio de los delegados pág. 12).

  • Servicio a la comunidad: Llevamos la celebración de la palabra de Dios a las comunidades más lejanas donde el sacerdote llega ocasionalmente, además de agentes en la resolución de conflictos.
  • Servicio de liderazgo: Ejercemos como líderes de las comunidades para gestionar proyectos que aporten al desarrollo, además de la participación activa en juntas de agua, cajas rurales, directivas de padres de familia.
  • Servicio de formación y acompañamiento: Brindamos nuestro conocimiento y acompañamiento a las personas que lo necesitan en nuestras comunidades, dando formación de la doctrina social de la Iglesia y acompañamiento espiritual a grupos dentro de la iglesia.
En la Fotografía la Celebración de la Palabra de Dios es dirigida por el Coordinador de los Delegados de la Diócesis de Danlí Rufino Rodríguez.